domingo, 20 de julio de 2014

Insultos aragoneses (Tercera parte)

¿Pensábais que esto se acababa en la anterior entrada de "Insultos aragoneses? ¡Pues no, esto continúa!

Machorra: mujer de carácter difícil, desagradable o malo.
Machucho: obstinado, necio de conducta desagradable.
Maduro: papanatas, simple.
Maguces: traidor.
Malachandra: mujer desordenada, descuidada y vaga.
Malatraza: desmañado.
Malchandro, malchandrón: vago, hogazán.
Malfainero: poco trabajador, haragán, gandul.
Malfarchau:
descuidado en el vestir.
Malfatán: holgazán.
Malfeito: deforme.
Malmandau: desobediente.
Malmetedor: persona que todo lo dilapida o estropea.
Maltraballador: haragán, holgazán.
Maltrazau: descuidado en vestir o en hacer las cosas. Contrahecho. 
Maltraciau: malvestido, descuidado en el vestir.
Maltreballas: vago.
Malacarrei o malacarreu: persona de mala condición.

Malafundiador: derrochador, malgastador.
Malandrina: descuidado en el vestir.
Malcorau: persona que con embustes y mentiras trata de enfrentar a las personas o crear conflicto.
Malfainero o mallén: holgazán .
Malfarchau: mal vestido, desarreglado.
Malimponedor: el que siembra cizaña o crea conflictos personales.
Mallén: holgazán.
Maltrazadot: chapucero, descuidado. 
Maltraciau: inútil, que no hace nada con habilidad.
Maltroballas: vago, holgazán. 
Mamaruco: necio, obstinado. 
Mamarroso: mamarracho. 
Manazas o mandrugo: torpe.
Mandinga: tonto, estúpido, idiota.
Mandrián: perezoso.
Mandarra: prostituta.
Mandrón: vago.
Mandrugo: torpe.
Manifacero: entrometido, persona que se mete en los asuntos y conversaciones de los demás.
Manioso: maniático.
Manicecero: descuidado.
Mantudo: cabizbajo, preocupado, triste.
Maquinyón: se dice del niño travieso que sólo piensa en hacer maldades.
Maragato: se dice de la persona que no cuenta toda la verdad, en la que no se puede confiar.

Marcolfo: indolente, inactivo, parado, que no se mueve. 
Mardano: borrego. 
Marguinazo. persona torpe. 
Marinazas: persona mal vestida o descuidada en el vestir. 
Marmazo: lento al hacer las cosas. 
Marmitón: persona que pasa el tiempo haciendo cosas inútiles. 
Marrajo: terco, bruto, bravo. 
Marroflas: lento al hacer las cosas. 
Masón: persona que hace las cosas a lo somarda. 
Matután: grandón y simple. 
Matután de las Paniellas: Pillo, granuja. 
Maceruco: persona torpe, insulsa, poco inteligente, ruda.
Maciello: solterón. 
Meco: memo o golpe. 
Melampo: imbécil. 
Meloncio: ingenuo, bobo, tonto.
Meler: mosquita muerta, persona que aparenta ser buena, pero la mata a la chita callando. 
Melindres: persona mala comedora, que asquea la comida haciendo gestos. 
Menancio: simple, inocente, bobo. Parado, que no se mueve.
Menau: inútil. Infeliz, desdichado, ingenuo.
Mentirol: embustero, mentiroso.

Menchiques: desganado, mal comedor, poco comedor.

¡Menuda mercaduría!: ¡Menuda gente!  
Merdereu: miserable, ruín.
Metete: incordiador.
Miels: mosquita muerta, persona que aparenta ser buena, pero la mata a la chita callando
Mielsudo: flemático.
Milindroso: enfermizo, achacoso.
Milorcho: despistado.
Minchiques: persona que come poco.
Miquicas: escrupuloso, asqueroso al comer. 
Miracielos: despistado.

Modorro: somnoliento, atontado. Enfadado.
Mocarol: mocoso. 
Mollén: taciturno, callado y poco tratable. 
Moflón: burlón. 
Monaire: enredador, persona que hace el tonto. 
Monchongo: persona tranquila. 
Mondongaz: persona gruesa.
Moneta: mujer insulsa.
Monyaco: pequeñajo.
Moretón: taciturno, callado, adusto, esquivo.
Morgonero: refunfuñón 
Morrudo: persona que no habla a los demás, que pone mala cara. Sibarita, persona que le gusta lo mejor.
Moscallón: moscardón, persona pelma.
Mostillo: persona pesada, molesta, que hace poco agradables los ambientes y grupos Necio, inocente, insulso.
Mostín: persona cerrada y adusta.
Mostrencaz: traidor y engañador.
Mostrenco: maleducado, gamberro, descarado, grosero.

Motilón: serio, tímido, poco hablador.
Mullerero: mujeriego.
Mullerón: mujerón, marimacho. 
Mullerucio: mujerucha, mujer de poca valía.
Musicaire: musicucho, músico sin experiencia o que desafina o toca mal.
Muyén de palla: hazmerreír, payaso.
Nonilo: ñoño.
Nariga: entrometido.
Narigoso: gangoso, que habla con la nariz.
Narigudo: narigón, narizotas.
Niquitoso. tiquismiquis, escrupuloso, que tiene rarezas sobre todo al comer.
Nonilo: ñoño. 
Nyarro: pequeñajo.
Oncio: simple, primario.
Ornicau: ruin, avaro, poco desprendido de sus cosas.
Pabiso: pasmarote, abobado; que está pensativo o ausente.
Pachán: descuidado, patoso. Simple de personalidad.
Pachango: soso, aburrido, desastroso, descuidado. 
Palafustrán: descuidado, despreocupado.
Palamastro: insoportable, pesado.
Palluzas: torpe.
Palustrán: idiota, tonto.
Pancho: tranqulón. 
Panchudo: barrigudo, panzudo. 
Pando: lento, flemático.
Panfilorón: persona excesivamente calmosa y tranquila.  
Pansau: muy delgado.
Pantasmo: iluso, corto de miras, que todo se lo cree. 
Panto: lelo, pasmarote, corto de inteligencia. Persona que está parada y sin acción, como embobada.
Pantantón: simplón. 
Pantasma: fantasma.
Panto: pamarote, corto.
Pantre: calmoso, tranquilo. 
Papis: tonto, inútil, ingenuo.
Parlatán: charlatán. 
Papiau o papiato: en la inopia, despistado y abobado.
Papitieso: arrogante, engreído. 
Parolero: chismoso, hablador. 
Parrabán: impulsivo, acelerado.
Parranchan: persona de poco sentido, bobo, estúpido. 
Parrandaixo: persona que habla sin pensar, que suelta lo primero que le viene a la cabeza. 
Parrander: juerguista. 
Pasmau: bobalicón. 
Pascacio o pasmau: tonto, bobo, imbécil.
Patán: que tiene las piernas largas. 
Patastuertas: patizampo, persona que anda mal o tiene las piernas torcidas.
Patas d’auco: torpe, poco habilidoso.
Patau: inepto.
Patraco: torpe, inútil, de pocas habilidades.
Patrazanco: persona que camina con dificultad. Feo.

Paxariquero: persona que pierde el tiempo. 
Pec: asimplado, medio bobo.
Pecotoso: pecoso.
Pedigüen: pedigueño.
Pedoso: pedorro.
Pego: tonto.
Pegollo: piojo. 
Pegotero: chapucero, remendón, se dice del que no sabe hacer obras nuevas, sino sólo remiendos. 
Pelafustán: vago, holgazán.
Pelafustrana: holgazana, mujer perdida o muy pobre.
Pelafustán: vago, poco trabajador e ineficaz, informal.
Pelandrusca: prostituta, ramera.
Pelintón: molesto, pesada.

Pendón: impertinente, persona molesta.
Peregallo: persona débil; enclenque.
Perifollera: mujer que se adorna con exceso y casi ridiculamente
Perijolera: mujer callejera que va de aquí para allá curioseando y sin hacer nada de provecho.
Perillán: pillo, granuja, pícaro.
Perrecallo: flaco.
Petafio: descuidado en el vestir. Tonto, simple.
Petoste: estorbo, persona molesta.
Pecinero: reñidor.
Pezolaga: travieso.  
Pichote: tontaina (¡yes más tonto que pichote!)
Pifau, pifolo o piforro: borracho. 
Pigre: vago; desastrado. 
Pilindrajo: persona de poco valor. 
Pinchaliendre: entrometido. 
Pijaito: melindroso.
Pingo: informal; juerguista.

Pitafio: adefesio, persona mal vestida y muy extravagante.
Pitoso: que se enfada mucho, enfadadizo.
Pituler: pedigüeño.
Pixabarrancos, pixacarreras, pixaminut o pixandando: cotilla. 
Pixoso: meón.
Planyider o planyiu: quejoso. 
Plorantierros: persona que siempre se queja, siempre llora por nada, que llora de forma muy aparatosa y fingida, lloraduelo. 
Plorón, ploretas, ploramicas, plorica, ploricón o plorazas: llorón, quejoso. 
Porrón,  pobrillón o pocacholla: infeliz, desdichado. 
Pocapena: despreocupado. 
Pocastrazas: descuidado, desmañado.
Pocasustancia: insensato.
Pochazas: persona que viste mal, que no cuida su aspecto personal.
Poche: quisquilloso. 
Pochudo: agarrado, tacaño. 
Pocopesquis: simplón.
Pontentot: metomentodo, entrometido, curioso
Postiner: presuntuoso, engreído.
Poterbo: tozudo, obstinado.
Potrán: suicio.
Prebocador: provocador. 
Prejiler: entrometido, cotilla.
Pudenco: apestoso, fétido.
Puerco: sucio.
Punchon de figuera: tonto. 
Purnillas: cizañero, provocador. Protestón; irascible, poco amigo de las bromas. 
Purria: persona mala y despreciable.
Putaner: mujeriego.

Fuente: maldelenguas.blogspot.com.es/2013/01/1000-insultos-en-aragones-faltadas-en.html

viernes, 4 de julio de 2014

Insultos aragoneses (Segunda parte)

Y como os prometí... ¡¡vuelvo con la segunda parte de "Insultos aragoneses"!
¿Las estábais esperando? ¡Pues aquí las tenéis!
 
Fabán: tonto, inútil, patoso, simple, bobalicón.
Fabas: atontado. 
Fabirol: persona que siempre está molestando, incordiando. 
Fachendoso: presuntuoso, presumido, vanidoso. 
Falandraixo: inútil, bobo. 
Faldariquer: persona que pierde demasiado tiempo estando con los amigos, relacionándose o estando con gente. 
Faldudo: gordo, grueso. 
Falso: cobarde, flojo, medroso. 
Faltau: corto, lelo, escaso de mente. 
Faltón: provocador. 
Fanfarria: fanfarrón. 
Fanforrero: presuntuoso. 
Fantuchero: persona que va mal vestida. 
Farandolero: juerguista, que sale mucho. 
Farindongas: descuidado, que no se preocupa de su aspecto o su forma de vestir. 
Farruquero: chulo. 
Fartillazo, fartizo o fartón: tragón. 
Farfalares: se dice de la persona mal vestida, mal arreglada o acondicinada. 
Farfalloso: persona que habla con dificultad. 
Farute: fantoche. 
Fascal: descuidado, desgarbado. 
Fascalaz: desequilibrado y poco cuidadoso. 
Fascalizo: torpe, desaseado, desarreglado. 
Fastioso: fastidioso, asqueroso.

Fato: tonto, bobo, soso, desustanciado, con pocas luces, vanidoso, persumido. 
Felalo: idiota. 
Fembriza: mujerona. 
Feniánt: vago. 
Figadazos: tranquilón. 
Fiero: feo. 
Figo: tranquilo, parado, torpe, zoquete. 
Figonaz: tranquilón, poco activo. 
Finflán: mal comedor o que come sin ganas. 
Fizón: provocador, mal hablado. 
Fizcón o fizconer: persona que siempre está provocando. 
Flamizo: vago, perezoso, muy tranquilo al hacer las cosas. 
Floxichot: debilucho, muy flaco y flojo. 
Fongaz: tranquilón, que se sienta y no hace nada, poco activo. 
Fongón: grande, tranquilón, poco activo. 
Fongonizo: pesado, cargante. 
Fonso: barrigudo, gordo. 
Foricón o foriconer: agresivo, violento. Persona que no sale de casa, que se relaciona poco y es poco sociable. 
Forón: tranquilón, sosegado. 
Forronyo: malicioso, retraído. 
Focín: guarro, mala persona. 
Franchot: descuidado, desastrado en el vestir. 
Frioleco, friolento, friolín o friolenco: friolero. 
Fulero: falso, de poca credibilidad. 
Furo: violento, salvaje, arisco. 
Furruchaga: bebedor. 
Furruco: huidizo, poco sociable. 
Fuyitibo: insociable, esquivo, poco comunicativo. 
Gabacho: cobarde, flojo. 
Gaire: tonto; gamberro. 
Galapán: jeta, aprovechado, pillo, travieso, ladrón, amigo de lo ajeno. 
Galbán: gandul, perezoso. 
Galbanudo: perezoso. 
Galipienzo: arguellado, desaliñado 
Galupán o guarán: mujeriego. 
Garcho: bizco. 
Gazapiador o gazpiador: persona que se apropia de lo ajeno. 
Gordillón o gordinflas: redordete, rechoncho, gordinflón. 
Gripia: víbora, mala mujer. 
Guineu: mala persona 
Guinguillante, guinguiller o  guinguillón: persona que pierde el tiempo en ocupaciones poco productivas. 
Guito: arisco, violento. 
Guitón: vago, despreocupado de sus ocupaciones, holgazán. 
Gurriato: pilluelo. 
Indizcador: incordiador. 
Inanio: torpe, inútil. 
Indino: travieso, granujilla. Persona de perversos instintos. 
Inglenque: enclenque, débil. 
Ixoloma, ixolomón, ixolufrador, ixolufrón...: entrometido, cotilla. 
Jauto: soso. 
Jibau: fastidiado, jodido. 
Jirulo: idiota. 
Juebeslardero, ser un: desaseado, guarro; estar manchado de grasa. 
Labedán: mala persona, que obra con picaresca y astucia. 
Laco: comilón, tragón. 
Lagotero: cariñoso en exceso, halagador buscando algo, pelotero. 
Laminaculs o laminaculos: adulador, pelotero. 
Laminasartens: pesona excesivamente ahorrativa y aprovechadora. 
Laminero: goloso. 
Lamparons: desaseado. 
Lamporner o lampurner: sucio, descuidado, chapucero, desordenado. 
Landralloso: harapiento. 
Latazín: ingenuo. 
Lenguatudo: deslenguado, lenguaraz, que habla más de la cuenta.
Licoter: desordenado, chapucero. 
Limaco: baboso. 
Lobarro: se desconoce la acepción figurada como insulto; literalmente carbunco. 
Locolaera: ido de cabeza, loco de remate. 
Lucaner: persona excesivamente curiosa que espia y mira a escondidas. 
Luengatán: deslenguado, hablador. 
Lunau: loco, alocado. 
Luner: lunático, imprevisible, que actúa sin meditar o pensar las cosas.

Fuente: maldelenguas.blogspot.com.es/2013/01/1000-insultos-en-aragones-faltadas-en.html

El Caño del Gato

¿Tenéis un fin de semana libre, sin nada que hacer? ¡Haced una excursión al “Caño del Gato”!

¡Al parecer, este lugar tiene leyenda!
“Según la leyenda, cuenta que en tiempos de la Reconquista, un rico árabe escondió todas sus riquezas en una gruta del “Caño del Gato”. Metió sus monedas y joyas en saquitos de piel de gato (de ahí el nombre del lugar) y se encerró en dicha gruta.  Desafortunadamente, la gruta se derrumbó y todo quedó sepultado”.

Mapa
¿Qué es esto de lo que os estoy hablando?
El “Caño del Gato” es un tramo de la Rambla de la Hoz que  atraviesa los montes de Rubielos de la Cérida y de Monreal del Campo, desembocando en el río Jiloca.
La cuenca de esta rambla no solo recoge aguas de Rubielos y Monreal sino también de Bueña y Argente, por eso, cuando hay tormentas muy fuertes, Monreal sufre inundaciones como la del año 2009. 
Inundación 2009
Esta rambla tiene varios tramos entre los que destaca “El Caño del Gato”, ya que es el más bonito de todos. Abarca  cinco kilómetros en los que la rambla discurre muy encajonada, dibujando “eses” entres las paredes rocosas y laderas, formando un “cañón” bastante interesante y bonito. El barranco es profundo y modifica así los valores de temperatura, humedad, orientación e insolación.





Todo esto hace que tenga una gran diversidad, convirtiendo al “Caño del Gato” en uno de los lugares con mayor biodiversidad en la Comarca del Jiloca tanto en flora como en fauna.

En cuanto a la fauna, hay varias especies que cabe destacar como las rapaces: águilas reales, buitres, halcones, búhos… y grandes mamíferos como el jabalí, el corzo y la cabra montés que se asentó hace unos años. Además también se pueden encontrar mamíferos más pequeños como zorros, gatos monteses, tejones, ginetas y garduñas. 
 
Aisss, vi a un ciervo y se me escapó


Respecto a la flora, abundan las sabinas, los rebollos y los arces que están distribuídos por las laderas, y entre ellos multitud de majuelos, endrinos, guillomos, rosales, evónimos, aligustres, groselleros, lantanas, cotoneaster, jazmines, espinos, madreselvas y espantalobos, que a pesar de que están menos visibles, ocupan gran parte de la Comarca.  Toda esta vegetación otorga al “Caño del Gato” una gran riqueza ecológica y un paisaje lleno de contrastes, sobre todo en primavera cuando florecen todos los arbustos y en otoño cuando cambian de color.


Acceder al “Caño del Gato” en coche, moto… es un tanto difícil ya que el acceso con vehículos está limitado para proteger  la biodiversidad y evitar que se deteriore el lugar. Es más recomendable acceder a él bien en bici o a pie.
Se puede llegar desde dos lugares: partiendo desde Rubielos de la Cérida o desde Monreal del Campo, siendo este último el menos complejo.

¿Que como se llega a este lugar tan espectacular?
Si os encontráis en Monreal del Campo, debéis de tomar el camino que lleva hacia el cementerio, seguiréis todo recto y llegaréis a lo que antes eran Los Andorranos, actualmente desguazado por un incendio. Tomaréis el camino de la izquierda, no el de la derecha que conduce al refugio del monte.
Una vez lleguéis al final del camino de la izquierda encontraréis una pequeña explanada que pone "parking". ¡No os quedeis allí! Con el coche, adentraros un poco más hasta encontrar otra pequeña explanada en la que veréis arriba a la izquierda, unas cadenas que ya prohíben el paso con vehìculo.  A partir de aquí con vuestra mochila llena, bici o a pie comienza vuestra aventura para descubrir ese tesoro tan bonito que encierra Monreal en sus entrañas: senda de cuento, vegetación refrescante y desconocida, rocas escarpadas que no creíais encontrar, águilas reales y fauna de lo más variada; desde las cadenas hasta los riscos del caño del gato habrá sobre unos 50 minutos caminando y unos 20 minutos en bici o menos. Dependerá de todo lo que vayáis valorando por el camino. Cuando lleguéis a unos altos riscos que os darán la espalda y quedarán a vuestra derecha, habréis llegado al caño. Atravesar el campo en el que están situadas las altas rocas y dar la vuelta y allí podréis observar los grandes socavones de las rocas.

Si más tarde queréis retomar el camino y continuar subiendo, encontraréis parajes de gran belleza. No os perderéis, llegaríais a Rubielos de la Cérida.


Espero que os haya gustado este lugar tan bonito e interesante. Cada vez que lo visitas, encuentras algo diferente. Tal vez, una vez puedes ver un conjunto de ciervos en busca de alimento, otra, alguna que otra águila en sus nidos dando de comer a sus crías... Todo esto lo podréis observar solo si vais en silencio.


Un saludo a todos ;)

PREMIO: http://www.diariodeteruel.es/Movil/Noticia.aspx?Id=60357