martes, 25 de noviembre de 2014

Insultos aragoneses (Final)

¡¡Por fin hemos llegado al final!! Aquí os dejo con las últimas...
 
Queixón, queixoso: quejadumbroso, quejica. 
Quera: persona molesta, pesada. 
Querau: carcomido. 
Quisquinyoso: tacaño, avaro. 
Rabalero: arrabalero. 
Rabasón: rechoncho. 
Rabiolis: cascarrabias. 
Raboser: ladronzuelo, mandante. 
Raboso: astuto. 
Ranzoner: remolón, refunfuñón, que se queja mucho al hacer las cosas. 
Rapador, rapinyer: ladrón. 
Rapazudo: rechoncho, bajo y gordo. 
Rapiezo: malo, travieso. 
Rarucio: estraño, muy raro. 
Rater: persona que siempre anda haciendo maldades. 
Reboler: persona que hace las cosas a hurtadillas, entrometido con malas intenciones. 
Rebolisero: presumido, derrochador. 
Rebordenco: grosero, maleducado, regordete, rechoncho. 
Refitoler, refitolero: cotilla, curioso, entrometido. 
Regodón: enclenque, delgado, flacucho, que no se ha desarrollado del todo o de forma insuficiente. 
Regoltoso: revoltoso. 
Remueco: gruñón.
Remugón: refunfuñón.
Repostero: contestón, disputador.
Resabiu: sabelotodo.
Resalser: entrometido.
Resposter: contestón, replicón.
Retoliquero: persona que repite mucho lo que dice, que sermonea mucho.
Rinchau: hinchado, engreído.
Rispo: hombre de mal genio propio en lugares como La Zaida y Alacañiz.
Romancero: refunfuñón, protestón.
Ronquilloso: que ronca mucho.
Ronyaca o ronyazas: persona del mal genio, gruñón. 
Roñoso: refunfuñón, avaro, tacaño. 
Rosigón: molesto, hablador impertinente.   
Rocero: burdo, zafio.
Ruchoso: fanfarrón, presuntuos.
Ruín: enclenque, delgado, flacucho, que no se ha desarrollado del todo. 
Sabanazas: descuidado en las formas de actuar y de vestir 
Sabelastodas o sabirondo: listillos, sabelotodos  
Saíno: seboso.
Salamandrán: dejado, desgarbado, descuidado.
Salsero: entrometido.
Salsirote: loco, enloquecido.
Samarugo: persona torpe, introvertido, callado.
Samugón: cargante, pegajoso, pero poco locuaz. 
Sandío: melón. 
Sanmelorje: sucio y descuidado. 
Sanselo: soso, bobo, alelado, pasmarote, corto de ideas, pasmado, sin gracia.
Santuario: pasmarote.
Sarrano: insociable, poco tratable.
Sencuser: persona que siempre tiene excusas y pretextos.
Simpena: despreocupado.
Simplarro: bobo, simple.
Simplezotas: tonterías, estupideces.
Simplot: bobo, simple.
Sinsonio: desustanciado, mentiroso o bromista.
Sinsonyeta: persona desustanciada.
Sintraza: desaliñado, abandonado, despreocupado, bruto, torpe. 
Solenco: solitario.
Solideu: insociable, poco tratable, esquivo.
Somardón: taimado; solapado.
Somiciego: miope, corto de vista, casi ciego.
Sonaca: husmeador, entrometido.
Soplillo: granuja 
Sucarrau: enfadado. 
Sumancio marchito. 
Suízo o suyizo: egoísta.
Tabolas: loco, que se le ha ido la cabeza.
Tabornizo: gordo, rechoncho y bajo. 
Tafaniador: charlatán. 
Tafurín: pillo.
Talaco: persona que habla mucho, sin parar, hasta el punto de hacerse pesado.
Talamón: callado, poco hablador.
Tantisbán, tintoinas o tontolas: tonto, estúpido, bobo.
Tarambán: alocado, sin ideas fijas, caprichoso.
Tardán: persona que nace o se desarrolla con retraso.
Tardanero. tardano, tardón, que llega tarde. 
Tartameco: tartamudo.
Tetau: borracho, bebido.
Tión: solterón.
Tirolaire: inquieto.
Tiroliro: impresentable, persona de pocas forma.
Tora: mujer furiosa de genio endiablado y energías hombrunas. 
Torrullero o torrullón: torpe.    
Tocino marcenau: insulto muy frecuente. 
Tozola: persona extravagante, que hace cosas raras.
Tozolón: testarudo, necio.
Traidoraz: muy traído.
Trampalandan: tramposo. 
Tranguiau: borracho. 
Transido: muy flaco. 
Trapaler: persona que va con engaños y argucias. 
Trapacer o trapazotas: engañador, mentiroso, astuto, que procura con ardides conseguir una cosa 
Trapuenyo: inoperante, improductivo, ineficaz, persona poco diligente, que no produce o adelanta en su trabajo todo lo que debería rendir, que parece que hace algo y no hace nada.
Trastucau: trastornado, que se le ha ido la cabeza.
Tracer: astuto, liante, fullero.
Trespasau: loco.
Tringol, tringoler o tringolas: marchoso, juerguista.  
Trinquilas o trinquilloso: discutidor, persona propensa a disputas y discusiones, que inicia discusiones y altercados.
Trapalero: persona engañadora que crea complicaciones y confusión con sus actos.
Trapaleta: persona habladora. 
Trapacero: engañador, embaucador, mentiroso, engañador, liante. 
Triparrudo o triporrudo: panzudo.  
Triposo: rencoroso. 
Tripudo: barrigón, enfadón, cascarrabias. 
Trocotrón: torpe. 
Tronera: persona muy movida, que arma mucha bulla. 
Tronlirón: alocado, bobo, simple. 
Trucau: loco.
Tunaire: juerguista.
Turco: testarudo, cabezota, terco.
Zaborrero: descuidado, persona chapucera. 
Zacanete: travieso, persona que no para.
Zacarra: persona que va muy sucia.
Zacarro o zacarroso: descuidado, grosero, maleducado. 
Zaforas o zaforoso: descuidado, sucio.
Zalapastro: tonto, inútil.
Zalapastrón o zalapitroncho: descuidado en el vestir.
Zalicatrer: alborotador, ruidoso.
Zamacuco: solapado, taimado; persona que calla y hace su voluntad.
Zamalandrugo o zamalatruco: descuidado, torpe.
Zamandungo: persona de pocas luces.
Zamandungo: vago, torpe y tonto.
Zamarugo: torpón.
Zamatrueco: duro, lento, perezoso.    
Zamueco: ingenuo, bobalicón. 
Zambrero: embustero. 
Zampamigas: glotón. 
Zampatortas o zampón: impresentable, tragón, comilón.
Zampo o zamueco: pesado; torpe al andar.
Zancarrón: viejo, feo y flaco.
Zancochero: persona que embrolla las cosas.
Zancuenco: persona sosa o insustancial.
Zangalirón: vago y ocioso.
Zangarrán o zangüengo: perezoso.
Zanguilón: vago y de pocas habilidades, también larguilucho.
Zapicurto: bajo de estatura, paticorto.
Zaracas: desaliñado.
Zarangallo: persona que no vale nada.
Zargallotas: abandonado, zafio.
Zarquinyer: dícese de quien pega con frecuencia, que provoca pegando, que se le va la mano.
Zarrabrispas: aguafiestas, torpe, persona que es descuidada, chapucera y estropea todo.
Zarrabustas: descuidado, desordenado, impulsivo sin fijarse.
Zarracatroso: sucio, descuidado.
Zarrapastron: desordenado, nada cuidadoso.
Zarrapastroso: desaliñado.
Zarrioso: harapiento.
Zarzalleta o zarzalludo: quien habla con dificultad o pronuncia raro.
Zarzallo o zarzalloso: persona que habla con dificultad o tartamudea.
Zazalero: persona que todo lo quiere tocar.
Zazaroso o zofras: descuidado en la limpiez, sucio, chapucero
Zompo: pesado, con poca movilidad, torpe con los movimientos; que anda torpe.
Zoroque: torpe, tonto, lento.
Zorrilla, zorro o zorrindango: borracho.
Zorrindanga: fresca, caradura.
Zorrocotroco o zulú: necio, torpe.
Zorrupio: pillo, deslear, persona de poco fiar, persona despreciable.
Zueca: persona de andares torpe.
Zuriza: provocador.
Zurripuerco o zurrisburris: haragán, descuidado
Zurrustrón: sucio.

Fuente: maldelenguas.blogspot.com.es/2013/01/1000-insultos-en-aragones-faltadas-en.html 

Espero que este pequeño diccionario os haya servido de algo, al menos, para echaros unas risas. Aún siendo de la zona, había palabras que conocía ya pero gran parte no. Me ha gustado mucho.

 Si a vosotros también os ha gustado y os interesan las palabras aragonesas en general, os recomiendo ver los programas de televisión de "ME GUSTA ARAGÓN" y "¡BIEN DICHO!". Si no sóis de la zona, podréis encontrar estos programas en www.aragontelevision.es


domingo, 23 de noviembre de 2014

El Ojo Mierla

¡Muy buenas a todos! ¿Cuánto hace que no escribía verdad?
Supongo que ya habréis visto el título de la entrada de hoy... "El Ojo Mierla". Hace poco hice una excursión a este precioso lugar, y como ya había estado más de una vez, pensé en compartir con vosotros este interesante paraje. Os preguntaréis qué es... ¡Pues estad atentos!


El Ojo Mierla desde arriba































Como habéis podido ver en las dos anteriores fotos, es una pequeña surgencia de agua que posteriormente, se ha convertido en un ecosistema de muchísimas especies como la avutarda, el sisón, ortegas, alondra de Dupont... En el agua podemos encontrar miles de renacuajos, ranas, sapos y algún que otro pececillo.

Seguramente pensaréis que es un simple lago, pero no, todo tiene una historia por muy insignificante que parezca:  en la Edad Media en este lugar habitaba la población de Mierla que se unió a Ojos Negros (Teruel) tras una epidemia de peste que eliminó a la mayoría de la población; sólo Ojos Negros prestó ayuda a los supervivientes de esta catástrofe y en signo de agradecimiento, los nativos de Mierla donaron los terrenos a sus salvadores. Aún se conservan restos del molino y de la masada que funcionaron hasta la primera mitad del siglo XX.


Un poco más a la derecha, está la fuente de Mierla
















 
Esta surgencia recibe las aguas de Ojos Negros. No siempre está lleno... En la útlima excursión, me encontré con esto. Estaba completamente seco, incluso se podía caminar por donde hace un tiempo había agua, fango, ranas, peces...

Ojo Mierla seco
































De este ojo sale un pequeño canal que lleva sus aguas al Río Jiloca, con nacimiento en Monreal del Campo (Teruel).

Cuando era pequeña

Canal que lleva su agua al Río Jiloca





















 ¡¡Tanto explicar qué era y se me ha olvidado decir dónde lo podíamos encontrar!!
Situación
Si partís desde Monreal del Campo, tenéis unos 13,5 km pero si en vez de ir desde Monreal y vais desde Ojos Negros, tenéis unos 8,4 km. Recordad, provincia de Teruel, Aragón.

Si os apetece, podéis subir por esta colina, para poder respirar aire limpio, oír los sonidos de la naturaleza y por qué no, a curiosear un poco.


¿No os entran ganas de tumbaros y echaros una siesta en mitad de la nada?





























Aquí finaliza este pequeño viaje tanto a la Edad Media como a la actualidad. Con esto que he escrito no se puede disfrutar este lugar, así que, ya podéis ir en busca de este precioso sitio, porque merece la pena.

¡Vaya capuzón me pegué después!